La educación del IB se centra en el alumno desarrollando enfoques efectivos de enseñanza y aprendizaje que les ayuda a desarrollar las actitudes y habilidades necesarias para el éxito personal y académico. Los programas del IB centrados en el estudiante, promueven relaciones saludables, responsabilidad ética y retos personales; trabajan en entornos globales y exploran ideas y asuntos globalmente significativos.

Los alumnos de IB tienen conciencia internacional, con mentes y corazones abiertos. Todos los estudiantes IB aprenden, juntos, a desarrollar habilidades para vivir y trabajar tanto en entornos locales como internacionales. Nuestro compromiso con la educación internacional comienza con el convencimiento de que solo hay una manera de apreciar la cultura de otros, y que no es otra que conociendo profundamente la de uno mismo. La mentalidad internacional que permea nuestros programas va más allá del dominio de una segunda lengua. Por ejemplo, en biología, los alumnos pueden aprender sobre la bacteria tifoidea pero también sobre la esperanza de vida en países en vías de desarrollo. Alumnos que están aprendiendo sobre la historia de su ciudad o región pueden mirar en un contexto más amplio y estudiar los efectos de ciertos eventos globales y cómo estos han afectado localmente a su medio ambiente.

Nuestros programas no están dirigidos hacia los exámenes. Los resultados son importantes por supuesto, pero los mejores resultados se alcanzan permitiendo a los alumnos desarrollar su aprendizaje y conectando con el currículo. A los alumnos se les enseña a pensar por si mismos y a conducir su proceso de aprendizaje. Desarrollamos nuestras propias pruebas de evaluación, reconocidas internacionalmente, para asegurar que permanentemente retamos a los alumnos a pensar de forma crítica, en vez de simplemente recordar conocimiento. Nuestro enfoque hacia la evaluación está muy valorado. Las mejores universidades de todo el mundo buscan activamente alumnos de IB, y siempre nos mantenemos firmes en nuestra principal misión, evaluamos lo que es importante y no lo que simplemente es fácil de medir. Diseñamos currículos que permiten a los profesores mostrar su pasión por las asignaturas y enfocarse en los alumnos y no solo en el contenido, y también en cómo piensan y aprenden. Nuestros programas y evaluaciones evolucionan con los cambios en las demandas de tecnologías de la información, interconectividad global, educación superior y empleo.

El IB y sus programas son únicos en muchos cosas. Somos una organización sin ánimo de lucro, lo que significa que no tenemos accionistas y todos los excedentes de ingresos son reinvertidos en nuestro trabajo. Somos independientes de intereses políticos y económicos. Operamos en 158 países y con frecuencia junto a los sistemas educativos nacionales. El IB se mantiene firme en su misión de mejorar el mundo a través de la educación. Nuestros programas y currículos evolucionan y están sometidos a revisiones regulares para asegurar que seguimos ofreciendo la mejor educación internacional posible a nuestros estudiantes IB.

Nuestra visión es constantemente perfilada por la investigación, tanto propia como de respetados organismos académicos. Profesores innovadores y creativos de diversas culturas juegan un papel fundamental en el desarrollo de cada uno de nuestros programas. Los programas representan buenas prácticas de todos el mundo y en el proceso de revisión curricular participan profesores, examinadores y académicos expertos. Somos lo suficientemente flexibles para responder a nuevas investigaciones y estudios pedagógicos e involucrarnos en análisis con expertos cuando consideramos apropiado.

Nuestros programas son un reto para los alumnos. Tanto universidades como empleadores reconocen la profundidad y extensión del riguroso trabajo que llevan a cabo nuestros alumnos. Como resultado tenemos numerosos ilustrados científicos, artistas, sociólogos, etc. entre nuestros graduados IB, que son capaces de comunicares con precisión, en más de una lengua. Incluso a pesar de la extensión del currículo, la profundidad de estudio de cada asignatura no se sacrifica. Las universidades valoran el requerimiento de la creatividad, actividad y servicio (CAS), además del ensayo de 4.000 palabras que en el programa de DP demanda investigación, análisis y estudio en profundidad para preparar a los alumnos para trabajar a nivel universitario. Por supuesto que los resultados son importantes, y estamos orgullosos de nuestros programas y alumnos; pero la experiencia del IB es mucho más que eso. No es solo una forma de aprender, sino una forma de vivir.

Nuestros antiguos alumnos están preparados con unas habilidades y una mentalidad para tener éxito en un mundo rápidamente cambiante. Su habilidad para pensar y colaborar entre países, culturas y disciplinas les permite afrontar retos de una forma que verdaderamente marca la diferencia en sus campos de actuación. Desde educadores a primeros ministros, ejecutivos de ONG, emprendedores de pequeñas empresas, astronautas o actores premiados. La educación de IB continua desarrollando generaciones de personas capaces de resolver problemas con audacia, creatividad y creencia en si mismos para alinear sus ambiciones y sus sueños son la creación de un mundo mejor y más pacífico. Estamos orgullosos de que nuestros alumnos dejan el IB con un compromiso y con las habilidades para afrontar los grandes retos de la humanidad.

Maripé Menéndez <i class="fa fa-twitter"></i>

Maripé Menéndez

Directora Regional Desarrollo y Reconocimiento, Bachillerato Internacional