Madrid es un pueblo, una ciudad, una capital y un icono al mismo tiempo. Es un lugar en el que el sol brilla 350 días al año, que cuenta con joyas que son Patrimonio Mundial de la Unesco como el Parque del Buen Retiro o el Museo del Prado, que irradia historia y cultura en cada uno de sus rincones, y cuya oferta gastronómica se encuentra entre las mejores del mundo. Vivir en Madrid es, en definitiva, una experiencia única para los miles de jóvenes que cada año eligen la capital de España como destino para cursar sus estudios.

está a pocos pasos de Serrano, una de las calles más exclusivas de la capital, conocida por sus tiendas de lujo y diseño, pero también por albergar la Biblioteca Nacional y el Museo Arqueológico Nacional, por sus cafés o el mercadillo navideño a la entrada de El Corte Inglés, el centro comercial más emblemático de España. Y por si esto fuera poco, Serrano desemboca en el área norte del Parque del Buen Retiro.

La ubicación de nuestro campus y de nuestra residencia en el centro de Madrid permite que los alumnos puedan desplazarse con facilidad a la parte vieja de la ciudad -el Madrid de los Austrias-, vayan a ver un partido del Real Madrid en su estadio, el Bernabéu, o asistan a un evento en la torre IE. Asimismo, pueden en pocos minutos llegar a la estación de tren para conocer el resto de España, o al Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas, desde el que parten vuelos a centenares de ciudades, de Europa y del mundo.

Madrid es una ciudad segura y con grandes espacios verdes cuya red de transporte público es extraordinaria. Cogiendo el metro o el autobús se puede acceder a todos los parques y rincones de la ciudad que le dan vida y energía. La joya de la corona es, por supuesto, el Parque del Buen Retiro antes mencionado. En sus 5,5 kilómetros cuadrados de superficie, casi el doble que el neoyorquino Central Park, ofrece espacio para galerías de arte de acceso libre, un estanque con barcas, zonas para patinar, para correr y hasta una de las pocas estatuas públicas dedicadas al diablo, la del Ángel Caído.

Por supuesto, nuestros alumnos de boarding tienen además la oportunidad de explorar más allá de los confines de la urbe. En el día se puede ir y volver a ciudades históricas como Ávila, Segovia, Aranjuez, Alcalá de Henares, Chinchón… Se puede subir a montañas como las del Parque Natural de Guadarrama para escalar o practicar el esquí. Se puede pasear por núcleos medievales con castillos como el de Pedraza. Y se puede, sobre todo, entablar conversación con los habitantes de esos lugares y aprender de ellos los detalles de una cultura nacional que se caracteriza sobre todo por su diversidad.

Residir en Madrid como estudiante ofrece una oportunidad única de aprender español mediante esa inmensa oferta cultural; la capital española fue una de las primeras grandes ciudades europeas en recuperar la vibrante escena pública tras la pandemia. Conciertos, flamenco, teatro y ópera son algunas de las muchas opciones a nuestro alcance. Madrid es sobre todo una ciudad de contrastes: con apenas unas pocas frases en español puedes arreglarte, pues los madrileños, famosos por su carácter acogedor, aprecian el esfuerzo y te ayudan. Es por eso el lugar ideal para aprender de forma natural una de las lenguas más habladas del mundo. Pero, a la vez, quienes hablen solo inglés no encontrarán ninguna dificultad. Al contrario, los madrileños aprovecharán cualquier oportunidad de entablar conversación y practicar sus conocimientos de otro idioma.

Asimismo, uno de los mayores atractivos de la ciudad son sus museos y galerías de arte. Imposible recorrerlos en una sola visita. De ahí que la oportunidad de estudiar un programa de dos años en la capital sea extraordinaria, pues permite a los alumnos visitar repetidamente las colecciones del Museo del Prado, el Reina Sofia, o el Thyssen-Bornemisza  y apreciar de verdad el legado artístico que ofrece la ciudad. Estos museos, y por supuesto las galerías de arte, ofrecen además un programa de exposiciones temporales que justifica por sí solo la visita.

Madrid es también un hub tecnológico para Europa; se ha convertido un polo de atracción para muchas empresas y se respira la cultura del emprendimiento, impulsada en buena medida por IE University.

Los alumnos de tienen además la oportunidad de vivir una experiencia conectada con el mundo real y de aprender de emprendedores de éxito. Ventaja adicional para nuestros alumnos es que, para lograr esa atracción de nuevos negocios, la velocidad de banda ancha es la más potente de Europa.

Los madrileños adoran comer bien, y la capital cuenta por ello con supermercados especializados en los que se pueden encontrar ingredientes para todos los gustos. La cultura gastronómica es impresionante, y nuestros alumnos disfrutan de ella en lugares como el Mercado San Antón. España tiene uno de los mejores niveles de vida de toda Europa y eso algo que se refleja especialmente en su gusto por el buen comer; cualquier mercado tiene siempre una buena oferta de  productos locales, orgánicos y frescos.

Madrid es, en definitiva, un destino difícil de igualar. Podría decirse que ofrece todas las ventajas de estar situado en un entorno cosmopolita sin prescindir de las que puede ofrecer un colegio situado en entornos rurales. Puedes correr por el Parque del Retiro por la mañana, pasarte por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas por la tarde y disfrutar de un espectáculo operístico por la noche.

Y no solo Madrid ofrece este patrimonio cultural insuperable. España está llena de enclaves ricos por su historia, su gastronomía, su geografía y su cultura. Es uno de los países del mundo con más espacios catalogados como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, y por eso siempre hay algo nuevo por explorar.

La gran ventaja es que desde Madrid todo el país es increíblemente accesible, incluidas sus islas, Baleares y Canarias. Además, del Aeropuerto de Madrid Barajas salen vuelos a cualquier gran ciudad del continente y del mundo. De París a Praga, Roma a Reykjavik, Madrid es un punto de partida fantástico para descubrir Europa.

A cualquier alumno que esté pensando en estudiar en el extranjero, siempre habría que recomendarle que investigue el entorno de su nuevo colegio para asegurar que su ubicación, sus instalaciones, su cercanía a un aeropuerto y las oportunidades que ofrece la ciudad y el país de enclave son especiales. Y liderando esa lista estaría , cuyo campus y residencia están en el corazón de una de las capitales con mejor calidad de vida del mundo.

Barry Cooper

Barry Cooper

Director de The Global College